14.6.10

 

Beatriz Preciado y su Pornotopía

Tuve la suerte de conocerla en un curso sobre teoría Queer que ella dirigía en Sevilla (parece que ha pasado una eternidad). Me impresionó y lo sigue haciendo. Por lo que cuenta, por cómo lo cuenta. Por el camino que ha sido capaz de construir viniendo del Burgos más rancio, conservador y clasista. Como le decía Jodorowsky en una entrevista en televisión: “A mi me interesan mucho las ideas nuevas que me muestren otra concepción de la realidad. Tu para mí me sorprendes. No puedo decir que esté de acuerdo contigo o no. Esa no es la cosa. Pero si me da un placer inmenso tu visión diferente del mundo. Puede chocar a muchos pero si choca a muchos las ideas estancadas tendrán oportunidad de hacerse fluidas.” Sus palabras constituyen una formidable ayuda para dejar que las ideas choquen entre sí, para movilizar formas estancadas de pensamiento.

Beatriz Preciado, filósofa, activista queer y profesora de Técnicas del Cuerpo en la prestigiosa Universidad París VII, acaba de ser finalista del Premio Anagrama de Ensayo con "Pornotopía", un trabajo que aborda el imperio PlayBoy desde la base de que “no era simplemente una revista de chicas con o sin bikini, sino un vasto proyecto arquitectónico-mediático que tenía como objetivo desplazar la casa heterosexual como núcleo de consumo y reproducción proponiendo frente a ésta nuevos espacios destinados a la producción de placer y de capital.” Parece que los de Anagrama le han cogido gusto al porno: el galardón hace dos años fue para la obra de Andrés Barba y Javier Montes titulada “La ceremonia del porno”.

El País Semanal publicaba ayer una entrevista realizada por Luz Sánchez – Mellado. Preciado no deja indiferente:

"El reto de lo que debería ser una izquierda para el siglo XXI es tomar conciencia de ese estado de depresión colectivo, a diferencia de la derecha, que vive en la euforia del consumo, de la producción de desigualdades, de la destrucción. La izquierda tiene que decir: mierda, la estamos cagando, y eso tiene que llevar a un despertar revolucionario. Y creo que eso puede venir de esos que hemos apartado a los márgenes de lo político: los gays, las lesbianas, los yonquis, las putas. Ahí hay modos de producción estratégicos para la cultura y la economía, y ahí se están produciendo soluciones."

"La sexualidad es muy comparable a las lenguas. Aprender otra sexualidad es como aprender otra lengua. Y todo el mundo puede hablar las que quiera. Sólo hay que aprenderlas, igual que la sexualidad. Cualquiera puede aprender las prácticas de la heterosexualidad, de la homosexualidad, del masoquismo..."

Etiquetas: , ,


Tu comentarios: Publicar un comentario

El enlace a este texto:

Crear un enlace



<< Vuelve atrás

This page is powered by Blogger. Isn't yours?