17.3.10

 

Adiós a Vidal-Beneyto

Su muerte ha pasado prácticamente desapercibida pero se marcha uno de los sociologos más importantes de las últimas décadas. Iba a poner “español” pero me he arrepentido. Vidal – Beneyto era un verdadero ciudadano del mundo. Catedrático de Sociología y socio fundador de EL PAÍS se marchaba buscando un mejor acomodo (ya para siempre) esta madrugada víctima de un fallo cardiaco a los 80 años.

Discípulo de Merleau-Ponty, Raymond Aron, Karl Lowith y Theodor Adorno. Durante el franquismo, Vidal-Beneyto se convirtió en un activo opositor a la dictadura franquista. En 1974 participó, junto a Santiago Carrillo y Rafael Calvo Serer, en la creación de la Junta Democrática.

En el obituario de El País, Gerard Imbert dice:

"Passeur es el que media: entre culturas, categorías, gentes e ideas; no es sólo el mediador en el sentido estrictamente mediático -el que media entre las instancias institucionales y el público-, sino algo más, el que tiene ese "don de gente" que poco tiene que ver con la mundología y sí con la ciencia, con saber dónde está el que puede aportar un punto de vista renovador, una metodología audaz, para ponerlo en relación con otros que pertenecen a otros campos, al margen de las categorizaciones académicas, de las rivalidades personales y sin amago de ambición. Pepín era todo eso y más. (...) Sabía confrontar de manera productiva conceptos venidos de perspectivas a veces reñidas, gastados por las rutinas intelectuales, separados por las distancias académicas, por el temor a enfrentarse con el reto de una realidad -la del mundo de hoy- en el que muchos planteamientos se han quedado obsoletos y los grandes sistemas interpretativos, los dogmas de toda clase ya no son operativos."

Pero me interesan más sus palabras, las que nos fue regalando desde las páginas de un periódico que a partir de ahora merecerá un poco menos la pena leer. Me interesa conservar sus análisis críticos de la realidad. Contra la desbandada de la izquierda:

"Varios amigos me han criticado el efecto desmovilizador del análisis que he realizado en las cuatro últimas columnas sobre la regresión de la izquierda, regresión que es consecuencia del implacable desmantelamiento de las ideas y valores de progreso. Espero que esa consecuencia negativa haya sido muy limitada y que en cambio mi reflexión haya servido para poner de relieve algunas de las características para mí más perversas de la sociedad en que vivimos. En particular dominación total del individualismo posesivo, núcleo teórico capital de la derecha liberal y componente importante del social liberalismo que preside los programas económicos de los partidos que se siguen llamando socialistas y socialdemócratas y que se ha traducido en la consagración absoluta del dinero, el triunfo personal y el éxito social como únicos criterios válidos para juzgar a los seres humanos. Su consecuencia es la permanente celebración de las insignificancias de nuestros preciadísimos egos, la autoglorificación de nuestras hazañas profesionales y nuestro tan satisfactorio enclaustramiento familiar. Cada cual a lo suyo, siempre a lo suyo, sólo a lo suyo. Apostar a lo común, a lo de todos es un error que a nada conduce, revindicar lo colectivo es una perversión que acaba inevitablemente en represión y totalitarismo."

Etiquetas: , ,


Tu comentarios: Publicar un comentario

El enlace a este texto:

Crear un enlace



<< Vuelve atrás

This page is powered by Blogger. Isn't yours?