31.5.09

 

La Jerarquía de la Iglesia Católica frivoliza con los abusos sexuales

Menuda semana lleva la jerarquía de la Iglesia Católica Española y sus más fieles secuaces. Los jueves ABC publica su suplemento religioso Alfa y Omega, un documento tendencioso y panfletario, dedicado en esta ocasión a la defensa de la vida (¿No vamos a ser capaces nunca de acabar con determinados debates? ¿Qué hacemos discutiendo ahora lo que ya hemos discutido hace 20 años? ¿Porqué el PP y la Conferencia Episcopal no trataron de modificar la Ley del Aborto en los 8 años de Aznar al frente del Gobierno?). En una de sus primeras páginas Ricardo Benjumea, redactor jefe, arrea con las siguientes palabras:

“Cuando se banaliza el sexo, se disocia de la procreación y se desvincula del matrimonio, deja de tener sentido la consideración de la violación como delito penal.”

Seguro que se ha quedado tan contento después de escribir estas frases. "Nada más lejos de mi intención que frivolizar con la violación" . Seguro que no. ¿Frivolizar? Por supuesto que no. Nos lo creemos. Es un problema menor. La Iglesia católica cometió en Irlanda abusos físicos y sexuales sobre miles de niños desfavorecidos pero el Cardenal Cañizares tiene la desfachatez de asegurar que "no es comparable lo que haya podido pasar en unos cuantos colegios" con "los millones de vidas destruidas por el aborto". Pero no es cuestión de frivolizar, ni de minusvalorar el dolor producido, el sufrimiento ocasionado a miles de niños y niñas. Cuando estamos en campaña por el poder no frivolizamos sólo le hacemos el juego a quienes creemos que nos pueden dar más (poder, dinero).

Juan G. Bedoya firma hoy en El País un interesante reportaje que titula: El sexo pierde al Vaticano. El periodista utiliza una palabra cuyo significado desconocía: sevicias. Palabra que se vuelve especialmente clarificadora: “Crueldad excesiva. Trato cruel”. Sólo un ejemplo de sobras conocido: "El caso más notorio es la protección de Juan Pablo II al fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel. Durante décadas, Maciel y algunos de sus lugartenientes sometieron a abominables abusos a cientos de muchachos, especialmente en el seminario de Ontaneda (Cantabria). Sólo tras la muerte del Papa polaco, en 2005, el famoso pederasta fue apeado de su enorme poder, con la orden tajante de alejarse de Roma. Se recluyó en México. Fue su único castigo en vida. Falleció ahora hace un año."

Etiquetas: , , ,


Tu comentarios:
EL pp NO HIZO NADA RESPECTO AL ABORTO DURANTE SUS OCHO AÑOS DE GOBIERNO PORQUE SABIA SEGURO QUE PERDERIA MUCHOS VOTOS. ¡LISTOS QUE SON ESTOS CHAVALES!
 
Publicar un comentario

El enlace a este texto:

Crear un enlace



<< Vuelve atrás

This page is powered by Blogger. Isn't yours?