25.10.09

 

Carlos Taibo y su defensa del decrecimiento

El pasado 9 de octubre comenzábamos el Curso de Especialista Universitario en Cooperación Internacional para el Desarrollo con un profesor de auténtico lujo: Carlos Taibo, profesor de Ciencia Política de la Universidad Autónoma de Madrid, uno de los máximos expertos españoles en política internacional.

Impresionan sus palabras e impresiona, igualmente, su forma de impartir las clases. Permanece de pie todo el tiempo moviéndose de un lado al otro de la tarima como si se tratase de un actor de teatro declamando un discurso que tiene perfectamente ordenado y que va esquematizando con una tradicional tiza blanca sobre el encerado. Apenas utiliza recursos adicionales. Sólo un par de desgastadas hojas de papel en las que tiene anotadas varias citas. Sólo eso.

A lo largo de las cerca de siete horas que estuvo hablando hizo un detallado repaso por la globalización, la hegemonía de Estados Unidos, las oposiciones a éste, los movimientos de resistencia y, especialmente, a la teoría del decrecimiento, a la que ha dedicado su último libro publicado por Catarata: “En defensa del decrecimiento. Sobre capitalismo, crisis y barbarie”.

Esta es la sinopsis de su trabajo:
La crisis en curso apenas ha suscitado otras reflexiones que las que se interesan por su dimensión financiera. De resultas, han quedado en segundo plano fenómenos tan delicados como el cambio climático, el encarecimiento inevitable de los precios de las materias primas energéticas que empleamos, la sobrepoblación y la ampliación de la huella ecológica. En este libro se intenta rescatar esas otras crisis, y hacerlo con la voluntad expresa de identificar dos horizontes de corte muy diferente. Si el primero lo aporta un proyecto específico, el del decrecimiento, que cada vez es más urgente sea asumido como propio por los movimientos de resistencia y emancipación en el Norte opulento, el segundo lo proporciona un grave riesgo de que, en un escenario tan delicado como el del presente, gane terreno un darwinismo social militarizado que recuerde poderosamente a lo que los nazis alemanes hicieron ochenta años atrás. En la trastienda se aprecia, de cualquier modo, la necesidad imperiosa de contestar el capitalismo en su doble dimensión de explotación e injusticia, por un lado, y de agresiones contra el medio natural, por el otro.

Etiquetas: ,


Tu comentarios: Publicar un comentario

El enlace a este texto:

Crear un enlace



<< Vuelve atrás

This page is powered by Blogger. Isn't yours?