26.6.10

 

"Yo creo en la esperanza"

Hay personas que su sola presencia impresiona. Otras que lo hacen con sus palabras. Recordaba ayer la impresión que me generó hace ya unos cuantos años José María Díaz Alegría subido en el escenario del Salón de Actos de la sede madrileña de CCOO en una de sus habituales conferencias en el Congreso de Teología que organiza la Asociación de Teólogos y Teólogas Juan XXIII, que llega este año a su 30 edición y que contará con la presencia de Jon Sobrino hablando sobre “Jesús de Nazaret en América Latina: Liberación y Solidaridad”. Impresionaba que, pese a su edad, siguiese manteniendo la fuerza, el coraje, la determinación y la valentía, por supuesto que también la esperanza y el humor, que habían sido siempre sus señas de identidad.

Será interesante verlo y escucharlo en el que programa “Epílogo” que Canal + ofrecerá este lunes, ese formidable espacio de entrevistas a título póstumo, dirigido por Begoña Aranguren e Isabel Vergarajáuregui.

Pero dejemos que hablen sus amigos, los que lo conocían más de cerca:
“La frontera fue su lugar natural, el espacio en que vivió su fe crítica por opción personal: la frontera entre fe e increencia, ortodoxia y heterodoxia, cristianismo y marxismo, amor cristiano y luchas de clases, compromiso político y experiencia religiosa. En la frontera se encuentra la marginación, lugar social donde vivió su experiencia religiosa y humana de manera espontánea y descubrió las dimensiones liberadoras del cristianismo. El mundo de la marginación fue para él el barrio vallecano del Pozo del Tío Raimundo, donde vivió varias décadas con el padre Llanos. Ésa fue la cátedra que durante muchos años supo compaginar con la Gregoriana de Roma y, cuando fue cesado como profesor de ésta, su cátedra permanente más preciada. (...) Dar razón de la esperanza es quizás la mejor síntesis de su magisterio teológico y de su trayectoria humana. Hombre esperanzado por talante y por convicción, supo contagiar la esperanza en su derredor. Esperanza inseparable de la fe, y ambas vividas en un clima adverso, pero sin desembocar en desesperanza o descreimiento. Si a sus 60 años pudo titular su obra Yo creo en la esperanza, a sus noventa no dudó en titular su último libro "Yo todavía creo en la esperanza".”
Juan José Tamayo

“En el Pozo del Tío Raimundo Llanos y Alegría hicieron teología de liberación de la buena, a pie de obra, y entraron en la mitología popular. Su sensibilidad por las víctimas del sistema económico inhumano era ontológica. Una vez, en una sonada conferencia en la Cámara de Comercio de Madrid, Alegría dijo, ajeno a las consecuencias, que "la clase dirigente vive en situación de pecado". Díez-Alegría no cesó de proclamar su convicción de que si un socialismo de rostro humano es muy difícil, un capitalismo de rostro humano es imposible. (...) Sostuvo siempre que en el fragor de la injusticia que vive este mundo global no cabía otra cosa que el compromiso social."
Juan José Bedoya

Etiquetas:


Tu comentarios:
EL TARBAJO MAS RECIENTE SOBRE DIEZ-ALEGRIA ESTA REALIZADO EN LA UAM COMO TESIS DOCTORAL, DEFENDUDA EL 28 DE MAYO DE 2010 CON CUM LAUDE
 
¿Y cuál es su título para que podamos buscarlo en TESEO?
 
Publicar un comentario

El enlace a este texto:

Crear un enlace



<< Vuelve atrás

This page is powered by Blogger. Isn't yours?