6.5.09

 

Cuestiones LGBT

Hay tres noticias referentes a cuestiones LGBT a las que les llevo dando numerosas vueltas en las dos últimas semanas y no quería pasarlas por alto. Cada una de ellas por diferentes motivos pero que son reflejo de los pasos y los cambios que se han producido en nuestra sociedad a lo largo de los últimos 30 años.

No hay excusas para justificar la homofobia
Tras la publicación de un artículo claramente homófobo y, sobre todo, demagógico por parte del PP de Guadalupe (Cáceres), éste se vio obligado primero a retirarlo de su blog y luego a pedir algo que puede parecerse (en su peculiar lenguaje) a unas disculpas. No puede haber medias tintas cuando estamos hablando de homofobia. Ya no. No vale la excusa de la crisis. No valen las excusas partidistas. No todo está permitido en política y arrear sin discriminación no es ético.

Primera indemnización para una persona represaliada por ser homosexual
Ya lo he contado en algunas otras ocasiones. Uno de los momentos más emotivos y simbólicos del tiempo que uno lleva en el activismo LGBT fue cuando en el marco del curso sobre Represión Franquista de la Homosexualidad que organizamos desde Fundación Triángulo Extremadura, Antoni Ruiz volvía a la carcel en la que fue recluido a mediados de los 70 por el sólo hecho de ser homosexual. Antoni se emocionaba (al igual que muchos de nosotros al escuchar sus palabras) recordando el dolor sufrido entre esas paredes, en esos patios, recordando a los que ya no están,... Hoy es la primera persona en el mundo que va a recibir una indemnización por un acontecimiento que marcaría (injusta y dramáticamente) toda su vida.

Y de repente fue Boris
Boris volvía a la Revista ZERO en la que dejó de escribir hace unos años pero en la que no ha dejado de aparecer por unos motivos u otros. En la entrevista que le hace Víctor Medina habla de su nuevo libro, de Leopoldo Alas y sobre todo hace unas declaraciones que dan que pensar (y que han tenido una cierta repercusión entre la prensa): “He hecho mucho daño al colectivo gay, que ha pensado que yo era un error”. Es una pena que el periodista no profundice más en esta cuestión. Una lastima. Sin ningún género de dudas, Boris no solo no ha hecho daño si no que ha posibilitado una visibilidad que de otro modo hubiese sido casi imposible. Boris se coló en los salones de nuestras casas e hizo que en muchas familias se hablase de homosexualidad como nunca se había hecho antes.

Etiquetas:


Tu comentarios: Publicar un comentario

El enlace a este texto:

Crear un enlace



<< Vuelve atrás

This page is powered by Blogger. Isn't yours?