25.8.08

 

Las palabras importan (y mucho)

El sábado El País contaba la historia de Domenico Riso, un auxiliar de vuelo fallecido en el accidente de Spanair. Una de las 154 víctimas. Su historia ha tenido algo más de repercusión en los medios por ser el único ciudadano italiano que viajaba en el avión. Hasta aquí nada sale fuera de lo habitual en estos casos: los periodistas (con mejor o peor intención) buscan poner rostro, contar la historia de las personas que han perdido la vida en el aeropuerto madrileño.

Pero resulta curioso este artículo. No creo que sea casual cómo la periodista narra la noticia. Las palabras no se eligen por casualidad. Las palabras importan. Las palabras hacen visibles la realidad. En la cabecera cuenta que un italiano muere con su amigo y su hijo. Pero en el cuerpo de la noticia las palabras utilizadas sugieren algo distinto: “A su lado murió su mundo, su otra familia, la que se había construido en Francia: su compañero Pierrick Charilas y el hijo de éste, Ethan, de tres años”. ¿Porqué no utilizar las mismas palabras para las mismas situaciones?

He rastreado un poco en la red para ver qué tratamiento han dado diferentes medios a esta noticia. Sólo la web de RTVE es capaz de poner otras palabras: “Charilas, de 30 años, era el novio de Domenico Riso y ambos viajaban juntos en el momento del accidente.”

En el país de origen de Domenico, el periódico La Reppublica ha calentado el ambiente con un artículo claramente homófobo en el que insulta y descalifica a Arcigay, la mayor de las organizaciones LGBT italianas, acusándolas de estar obsesionada con el sexo y la vida íntima de las personas al criticar el tratamiento informativo que se estaba dando en la prensa a la desaparición de esta familia . En una carta firmada por una docena de representantes de diferentes colectivos italianos se preguntan una vez más hasta cuándo los medios de comunicación van a seguir ocultando la vida de las personas homosexuales.

Lo repetimos muchas veces y parece que tendremos que seguir haciéndolo: de lo que no se habla no existe. Las familias homoparentales existen.

Etiquetas:


Tu comentarios: Publicar un comentario

El enlace a este texto:

Crear un enlace



<< Vuelve atrás

This page is powered by Blogger. Isn't yours?