2.3.08

 

Hablando de Educación para el Desarrollo

El viernes comenzaba en Plasencia el Curso de Perfeccionamiento "Globalización, Desarrollo y Cooperación Internacional" que llega ya a la quinta edición. Para mí es el tercer año en el que participo hablando de Educación para el Desarrollo.

Decidí comenzar con una frase de Saramago que tomé prestada de su hermoso cuento, La flor más grande del mundo, que se ha convertido recientemente en un fascinante corto nominado a los Goya:

“¿Y si las historias para niños fueran de lectura obligatoria para los adultos?
¿Seríamos realmente capaces de aprender lo que, desde hace tiempo, venimos enseñando?”




Un video que finalmente no puse pero que me parece realmente interesante es La doctrina del shock, dirigido por Jonás Cuarón que aborda la teoría desarrollada por la investigadora canadiense Naomi Klein que se hizo mundialmente conocida por su anterior libro: NO LOGO. En este nuevo trabajo "Klein explora el mito según el cual el mercado libre y global triunfó democráticamente, y que el capitalismo sin restricciones va de la mano de la democracia. Por el contrario, Klein sostiene que ese capitalismo utiliza constantemente la violencia, el choque, y pone al descubierto los hilos que mueven las marionetas tras los acontecimientos más críticos de las últimas cuatro décadas.
Klein demuestra que el capitalismo emplea constantemente la violencia, el terrorismo contra el individuo y la sociedad. Lejos de ser el camino hacia la libertad, se aprovecha de las crisis para introducir impopulares medidas de choque económico, a menudo acompañadas de otras forma de shock no tan metafóricas: el golpe de la porra de los policías, las torturas con electroshocks o la picana en las celdas de las cárceles.
En este relato apasionante, narrado con pulso firme, Klein repasa la historia mundial reciente (de la dictadura de Pinochet a la reconstrucción de Beirut; del Katrina al tsunami; del 11-S al 11-M, para dar la palabra a un único protagonista: las diezmadas poblaciones civiles sometidas a la voracidad despiadada de los nuevos dueños del mundo, el conglomerado industrial, comercial y gubernamental para quien los desastres, las guerras y la inseguridad del ciudadano son el siniestro combustible de la economía del shock."

Etiquetas:


Tu comentarios: Publicar un comentario

El enlace a este texto:

Crear un enlace



<< Vuelve atrás

This page is powered by Blogger. Isn't yours?