13.1.08

 

Adiós a un poeta imprescindible

Muerte en el olvido
Yo sé que existo
porque tu me imaginas.
Soy alto porque tu me crees
alto, y limpio porque tú me miras
con buenos ojos,
con mirada limpia.
Tu pensamiento me hace
inteligente, y en tu sencilla
ternura, yo soy también sencillo
y bondadoso.
Pero si tú me olvidas
quedaré muerto sin que nadie
lo sepa. Verán viva
mi carne, pero será otro hombre
-oscuro, torpe, malo- el que la habita...


El poeta de la angustia para unos. El poeta que dignificó todas las derrotas para otros. Para mí el poeta certero, el poeta necesario. Estoy seguro que Ángel González no quedará muerto mientras algunos seamos capaces de seguir disfrutando con sus palabras. Y ahora, en este preciso momento, uno se emociona volviendo a escucharlo en ese bello disco que hizo en un mano a mano con Pedro Guerra. Hoy más que nunca: La palabra en el aire.

Etiquetas:


Tu comentarios: Publicar un comentario

El enlace a este texto:

Crear un enlace



<< Vuelve atrás

This page is powered by Blogger. Isn't yours?