31.3.11

 

Primavera en Alaska

La primavera ha llegado a Alaska. El frío polar de las primeras semanas ha quedado atrás. Tal vez el único aspecto positivo de estar en Valcorchero es, de momento, y si los políticos no lo impiden, poder disfrutar de un entorno natural privilegiado en Plasencia.


En estos meses que llevamos por aquí nos han visitado, como si de un velatorio se tratase, más personas que en los 10 años que hemos estado en la Plaza: concejales, sindicalistas, técnicos de la Junta, compañeros de otros dispositivos (incluso de fuera de la localidad). Muchas visitas pero pocos cambios, hasta el momento no se ha puesto ni un ladrillo, ni un cable de la obras prometidas. Nada. Ya sabemos cómo son las promesas de determinadas personas que ocupan cargos de responsabilidad pública.


Es curioso que el Servicio Extremeño de Salud presuma ahora de la implementación de una nueva aplicación informática de gestión asistencial que se utilizará principalmente para la derivación de los pacientes desde los Equipos de Salud Mental (ESM) hacia los Centros de Rehabilitación Psicosocial. Herramienta que sería fantástica si nosotros dispusiesemos de elementos básicos en cualquier trabajo como teléfono, fax y, por supuesto, internet.


¿La previsión? Que nos quedemos como estamos hasta nuestro último día. Nada va a cambiar. Nosotros sí. Nosotros aguantamos como podemos una situación que es, a todas luces, la menos recomendable para atender a personas con enfermedad mental. No sólo eso, ya no estamos todos los que llegamos hasta a Alaska a principios de año. Julio ha sido el “ultimus” en marcharse y no podía más que despedirse con ese hermoso post, palabras que me emocionan y me llenan de rabia al mismo tiempo. Espero, compañero, que tengas un buen camino en el sitio al que vas ahora. Nosotros también te echaremos de menos. Este no es el mejor final para un equipo, este no es el mejor final para un proyecto como éste. No me cansaré de decir que este es el más triste final del cuento.


Y encima ahora dicen mis compañeras que hay fantasmas en el pabellón. Sólo nos faltaba eso.

Etiquetas: ,


Tu comentarios:
Gracias por todo Pablo, no dejo de recordaros. Ha sido magnífico estar ahí con vosotros/as y sentirse un miembro más de algo tan bueno. Ya lo he dicho: es un tesoro que llevo en mi corazón y no me lo quitará ya nadie. Nunca. Ahí no entran los Decretos ni las Órdenes de Subvenciones, ni las ideologías desideologizadas de políticos de nueva ola que jamás corrieron delante de un gris,o si lo hicieron lo olvidaron rápidamente. Un abrazo. Nos vemos SIEMPRE.
 
Publicar un comentario

El enlace a este texto:

Crear un enlace



<< Vuelve atrás

This page is powered by Blogger. Isn't yours?